La Cueva de los Muñecos (Santuario Ibero).


Existe en Santa Elena (Jaén) un lugar por todos los vecinos conocido como La Cueva de los Muñecos, llamado así por la cantidad de exvotos (figurillas de bronce) halladas en la zona. Se trata del Santuario Ibérico situado en el Collado de los Jardines localizado en la carretera A-6200 que parte desde la autovía A4 en Despeñaperros hacía la localidad vecina de Aldeaquemada.
Este Santuario de la época Ibera, junto con otro situado también en Jaén, en la localidad de Castellar de Santisteban son muy importantes y han proporcionado el mayor número de exvotos de bronce, piezas importantes no sólo para conocer el trabajo de este metal en el mundo ibérico, sino para solucionar otros muchos problemas relacionados con los fieles que se acercaron a la divinidad en estos lugares de culto, tales como el tipo de religiosidad, las formas de la indumentaria, las joyas, armas, el tipo de peinado, etc. ...
Del Collado de los Jardines han salido mas de 2.500 exvotos, y de Castellar más de 2.000. La casi totalidad de estos objetos se guardan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. La técnica de fundición de estos “muñecos” era la llamada a cera perdida, que es la manera corriente de fabricarse los bronces votivos en la Hispania Antigua. Fueron descubiertos estos santuarios en el siglo XX por; J. Calvo y J. Cabré que excavaron el santuario del Collado de los Jardines y R. Lantier el de Castellar de Santisteban.
En la parte superior del barranco se halló el lote de exvotos mayor, colocados en una escombrera; otros se recogieron depositados entre las grietas de las rocas. La zona debió sufrir una transformación en fecha no precisada, pues hay vestigios de dos edificaciones diversas; para la segunda se aprovecharían los materiales de construcción de la primera, destruida tal vez durante las campañas de Aníbal, o en las primeras guerras de la ocupación de Roma. También durante los años 70 y principios de los 80 sufrió continuos expolios que destruyeron gran parte de los restos de sus estructuras.
Los exvotos (muñecos) de este Santuario del Collado de los Jardines son de lo mas variado, en ellos están representados fieles de todas clases: mujeres, varones, guerreros, etc. Las damas adoptan una actitud de ofrenda o de súplica, o posturas indiferentes. Las primeras visten túnica larga y ceñida que llega hasta los pies, que van descalzos. El vestido lleva generalmente escote triangular y manga corta. Algunas sostienen el vestido con tirantes fusiformes, cruzados en el pecho y en la espalda. El cabello va descubierto y algunas damas le llevan recogido en trenzas que descienden por el pecho. Los brazos se encuentran doblados delante del cuerpo, con las palmas de las manos abiertas. En las que tienen una actitud oferente no se puede precisar bien de qué clase de ofrenda se trata; probablemente eran frutos naturales.
Las últimas investigaciones se basaron en la documentación de un poblamiento histórico en el “Cerro del Castillo” situado por encima del Santuario, con el consecuente registro de materiales y la documentación de ‘unidades de trabajo’ como una vía romana, una muralla y el entorno del solar que ocupaba la necrópolis ibérica.
La Cueva de los Muñecos está enclavada en uno de los parajes más abruptos de Sierra Morena, en el interior del Parque Natural Despeñaperros, término municipal de Santa Elena, dentro de un barranco, empotrado entre colosales bloques de piedra, en los que hay excavadas varias cuevas, la mayor de las cuales, de unos 50 metros de profundidad, formaba probablemente el límite del recinto sagrado. Dentro de esta cueva en la actualidad hay un manantial de agua que probablemente debió existir ya en la antigüedad. En la zona existe hoy por hoy un Centro de Interpretación del Patrimonio Histórico y Cultural del Parque Natural de Despeñaperros, así como un sendero de uso público que conduce al Santuario y a un mirador en el llamado Cerro del Castillo.
En dicho abrigo solo se localiza una pintura de un ciervo naturalista en posición de correr, y que se diferencia del resto de las pinturas rupestres de la zona.


Comentarios